El Alto horno de Sagunto

Ya ha comenzado el proceso de recuperación de la Nave de Efectos y Repuestos para convertirse en el futuro Museo Industrial. Un camino que ha sido largo -más de una década- y costoso, pero más llevadero cuando se dispone de una concejalía de “Patrimonio Industrial”. El proyecto, uno de los principales objetivos para la actual corporación municipal de Sagunto, requiere de una inversión de cinco millones de euros.

A la parte más elevada del Horno Alto número 2 de Sagunto, que cuenta con 67 metros de altura, se accederá mediante un teleférico.

El proceso de rehabilitación, que se inició el pasado mes de febrero, concluirá a finales de verano e incluye:

  • una zona donde se emitirán documentales de la historia siderúrgica de Puerto de Sagunto y de toda la información relacionada con el monumento.
  • centro de interpretación con cabida para más de 140 personas.

Las primeras tareas se han centrado en la mejora de la fachada, la sustitución de las actuales puertas y ventanas y en la instalación de una valla perimetral, para impedir el paso de personas.

Los técnicos han tenido en cuenta otros modelos similares de altos hornos visitables en el mundo como el de la ciudad alemana de Volklinger Hutte y el Parque Fundidora de Monterrey, en México.

El Museo Industrial, que se ubicará en el interior del Alto Horno, mostrará varios centenares de piezas que conforman una rica y variada exposición permanente, única en la Península, donde los visitantes podrán conocer de primera mano más de 4.000 moldes de madera con los que los trabajadores construían sus herramientas. La escuela de Aprendices de Puerto de Sagunto ha donado a la Fundación de Patrimonio Industrial un torno, una fresadora y una prensa estampadora para el futuro Museo Industrial de Puerto de Sagunto que “se encuentran en perfecto estado de conservación”, al igual que el resto de piezas que conformarán el museo, las cuales ya se encuentran custodiadas en una nave dentro de las instalaciones de Arcelor Mittal.

Se completa así la oferta de turismo cultural que viene desarrollando la Comunidad Valenciana como complemento de los clásicos destinos de sol y playa.

El Ayuntamiento de Sagunto, consciente de que el Alto Horno es un monumento, ha considerado conveniente su declaración como Bien de Relevancia Local. La siguiente fase será enviar el informe al Consell, que será quien decida si otorga este título.

El Alto Horno número 2, levantado en 1922, en funcionamiento desde 1926, derribado y reconstruido en la década de los 60, y en desuso desde la reconversión industrial de hace 25 años, era el de mayor tamaño de los tres que hubo en Sagunto. Ahora es símbolo e icono de la ciudad. Una mole de hierro de más de 60 metros de altura ubicada en el puerto, construida como emblema y testigo directo de una época en que se utilizaba para calentar el mineral a una temperatura de más de 1.000 grados centígrados y así obtener acero, una aleación de hierro y carbón que se fundía lentamente en esta enorme marmita vertical.

La tercera fase de recuperación de este horno, ahora en ejecución, está a punto de convertir un sueño en realidad: recuperar una parte del legado de la localidad y darlo a conocer como ejemplo y emblema del esfuerzo titánico de todo un pueblo.

En palabras de Sergio Paz, concejal del Ayuntamiento de Sagunto, “va a ser una actuación turística y patrimonial de primer orden, además de un atractivo didáctico muy importante. Un legado de nuestro abuelos y padres que trabajaron allí”. Tras el alto horno vendrán más proyectos para “la recuperación del resto del patrimonio industrial de nuestra ciudad“. Es el caso de la reconstrucción de la estación de ferrocarril, desaparecida hace 50 años, que usaban los trabajadores de los Altos Hornos y que se llevará a cabo gracias a una escuela taller. De ella solo se conserva el hangar, donde los viajeros esperaban la llegada de los trenes.

Más información:

1 comentario por ahora

  1. Sagunto « Lugares con historia el 22 Noviembre 2010

    […] Otra conquista, aunque de carácter distinto, fue la que se produjo a principios del siglo XX con la creación de la factoría de los Altos Hornos, con elementos de gran valor histórico, como el alto horno número 2, de 1950. […]

Introducir un comentario