Battersea Power Station

imgHoy toca hacer un hueco, por fin, a la Battersea Power Station (la central termoeléctrica londinense por antonomasia). Una auténtica catedral para el patrimonio industrial, para el ladrillo y para el art déco. Un mito y un hito.

Funcionó desde 1939 hasta 1983 llegando a suministrar el 20% de la energía que necesitaba la ciudad. Era la planta más eficiente del mundo. Hasta que dejó de ser necesaria, hasta que fue obsoleta.

Desde los años ochenta son múltiples los proyectos, planes, propietarios… para las instalaciones y su zona. Se trata de una operación urbanística millonaria en uno de los enclaves más codiciados del mundo. Pero parte de cero (sin medios de transporte) y con el “hándicap” de la antigua fábrica (está protegida).

Con todo eso, como decíamos, son múltiples las propuestas para su reutilización, ya que su intervención es un gran escaparate para arquitectos de todo el mundo. Desde vaciarla y convertirla en un parque, a crear viviendas en su interior, pasando por todo lo imaginable así como recuperando el terreno aledaño e integrándo todo en la ciudad. Lo más importante, sin duda, es que la fábrica se conserve (lo que queda ahora) y siga siendo el emblema de Battersea.

Iluminar, limpiar, integrar, utilizar, respetar, tomar… la fábrica da identidad y mantiene la memoria.

Más allá del uso industrial de esta estación termoeléctrica está su popularidad, últimamente muy decaída -todo hay que decirlo-, el icono ha aparecido en portadas de discos musicales, en videojuegos, ha sido escenario de videoclips… y últimamente, en su interior, de forma muy provisional, se celebran eventos privados (presentaciones, galas, mítines…).

La crisis económica mundial, que no va a impedir la celebración de los Juegos Olímpicos este próximo verano, ha restado interés a los posibles inversores (que siempre querrán recuperar con prontitud lo invertido). Esperemos que mientras el tiempo pasa el magnífico edificio no pierda su protección legal y no se vea afectado en su conservación.

Enlaces:

Sin comentarios

Sin comentarios, por ahora

Introducir un comentario